916690792
Seleccionar página

Una depuradora de aguas residuales es donde se realizan los tratamientos necesarios para poder reutilizarlas. Si te preguntas qué es una depuradora, debes saber que existen muchos tipos de depuradoras distintas. Cuando hablas de planta de depuración o de una depuradora de aguas residuales se trata de aquellas instalaciones en las que se tratan las aguas con el fin de que vuelvan a ser aptas para su uso, cumpliendo, por tanto, un gran papel para el cuidado del medio ambiente. Estas se conocer con las siglas de EDAR, que significan: Estación Depuradora de Aguas Residuales.

Qué tipos de Estación Depuradora de Aguas Residuales existen

Principalmente existen dos tipos de depuradoras de aguas residuales: las industriales y las urbanas. Las que van a tratar el agua de tus hogares o viviendas son las de tipo urbano, las cuales se encargan de filtrar el agua resultante de la utilización de las mismas en zonas de viviendas.

Cómo funciona una depuradora

Lo más importante sobre cómo funciona una depuradora son las fases que se siguen dentro del proceso de tratamiento del agua. Ten en cuenta que cuando utilizas el agua en casa no la devuelves al sumidero en las mismas condiciones que te llego. Simplemente al usarla para fregar, cocinar o lavarte las manos estas devolviendo el agua con restos de otras partículas y elementos que las contaminan. El jabón, los restos de alimentos y cualquier otro deshecho que se haya unido al agua la contamina. Es por eso que te interesa tanto que es una depuradora de aguas residuales, ya que es la encargada de permitirnos volver a reutilizar toda esa agua en condiciones aptas.

Cómo funciona una depuradora

Pretratamiento

La primera fase de una depuradora de agua es el pretratamiento. En este punto se retienen residuos solidos de un gran tamaño. Esto son, por ejemplo, botellas o tampones. Además, también se retienen algunos más pequeños como son las semillas o los restos de arena o tierra. Por último, también se retienen algunas grasas como el aceite o la espuma. En definitiva, el pretratamiento se encarga de eliminar toda clase de agente contaminante flotante en el agua. Para ello, se realizan los procesos de desbaste, desarenado y desengrasado.

Tratamiento primario

La decantación primeria consiste en introducir una corriente de aire a presión en un depósito. De esta forma se separan las arenas y el fango y por otra parte las grasas. En otras palabras, la depuradora de aguas residuales separara la mayor parte de los solidos sedimentables que se depositarán en el fondo del material flotante que quedara en la superficie.

Tratamiento secundario

Llegados a este punto ya se ha finalizado la degradación de la materia orgánica. Por lo tanto, el siguiente paso es pasar el agua por un decantador donde el fango biológico queda separado del agua depurada. Consiste en añadir oxigeno con microorganismos que se encargan de eliminar las materias orgánicas previamente disueltas. Así, quedaría el fango que puede tratarse para su reutilización.

Tratamiento terciario

Se trata del último paso con el que definitivamente se higieniza el agua. Consiste en eliminar todos los microorganismos restantes. En definitiva, se mejoran todos los procesos anteriores, afinando y terminando de pulir las características de agua para que pueda reutilizarse. Por lo tanto, una vez terminada esta fase el agua puede destinarse al uso final del líquido.

Reutilización y devolución del agua

Finalmente, el agua que se obtiene tras este proceso se puede reutilizar para darle un nuevo fin o se puede devolver al rio, a mares o embalses en mejores condiciones. En definitiva, esto es para que sirve una depuradora.